Frases: Ciudad de fuego celestial de Cassandra Clare

Ciudad del fuego celestial (Cazadores de sombras, #6)
– El corazón de los nefilims era como el corazón de los ángeles: sentía todos los dolores humanos y nunca sanaba.
– Así que tendrá que aprender lo mismo que tú: que la familia no la da la sangre. Es la gente que te quiere; la gente que te guarda la espalda.
– Eso es lo que pasa cuando caes. Todo lo que era brillante en ti se vuelve oscuro. Tan brillante como eras antes, así de malvado te vuelves. Es una larga caída.
– La eternidad no hace que se olvide lo que has perdido, solo que soportes la pérdida.
– Las espadas, cuando se rompen y se arreglan, pueden ser más fuertes en los puntos reparados. Quizá pase lo mismo con los corazones.
– Negro para cazar en la noche.
El blanco para el luto y la muerte.
Oro para la novia en su vestido.
Y Rojo para deshacer el hechizo.
Seda blanca para cuando nuestro cuerpo arda.
Pendón azul para cuando regresan los idos.
Llamas para el nacimiento de un nefilim y llamas para lavar los pecados.
Gris para el conocimiento mejor reservado.
Hueso para los que no envejecen.
Azafrán para iluminar la marcha de la victoria.
Verde para reparar el corazón roto.
Plata para las torres de los demonios y bronce para convocar los poderes del mal.
– Los deseos de nuestro corazón son armas que se pueden emplear contra nosotros.
– ¿Y tú y yo no somos para siempre?
– Hay cosas que queremos más allá de lo que sabemos, más allá de lo que sentimos.
– Hay cosas que nuestra alma quiere, y la mía te quiere a ti.
– No quiero al mundo. Te quiero a ti.
– Los fantasmas son recuerdos y cargamos con ellos porque aquellos a los que amamos no dejan este mundo.
– Somos todos los fragmentos de lo que recordamos. Tenemos en nuestro interior las esperanzas y los temores de aquellos que nos aman. Mientras haya amor y memoria, no existe la auténtica pérdida.
– Servimos libremente porque amamos libremente, ya que es nuestro deseo amar o no amar; y así nos alzamos o caemos.

Frases Instant Karma

 

– ¿Por qué estás aquí?
– ¿Por qué lo estás tú?
– No lo sé.
– Quizá estamos esperando algo.
– O a alguien.
– Yo no tengo a nadie.
– Todo el mundo tiene a alguien.
– Yo no.
– Ahora me tienes a mí.

 

  1.  No te conozco, si ahora mismo desapareciéramos o nos quedáramos daría igual. En cambio, si creáramos lazos no querría salir de aquí aunque pudiera, no sin ti.
  2. Rin no entendía el mundo. O también podía ser que fuera el mundo el que no lo entendía a él.
  3. «¿No se siente solo?» A lo que él responde: «Solo cuando hay gente».
  4. Mientras contemplaba a la chica de la guitarra, pensó que quizá todo se resumía en que él era la Luna, ella la astronauta y la música las huellas.
  5. A él y a su planeta nadie los entendería – ni amaría – nunca.
  6. La valentía no siempre trata de correr hacia los miedos y vencerlos, a veces no es más que perseverancia.
  7. Rin pensó que existir era una palabra curiosa. Coleccionaba palabras que sabía que nunca llegaría a entender como si jugase a contar estrellas que jamás podría sostener entre los dedos.
  8. Siempre hay un poco de locura en el amor, pero siempre hay un poco de razón en la locura. Friedrich Nietzsche.
  9. « Calculando adónde quieres ir llegarás todo lo lejos que quieras llegar».
  10. Él formaba parte de su historia a pesar de no conocerlo, a pesar de no saber más de lo que podía imaginar por sus anotaciones.
  11. Ella había comprado un libro de segunda mano y, como premio, le habían regalado pensamientos.
  12. Los problemas existen y todo lo que existe se puede ahuyentar.
  13. Porque un hogar no siempre son cuatro paredes y un techo en el que resguardarte de la lluvia. Un hogar también son las personas que te hacen sentir como si ese fuera tu sitio.
  14. La vida puede cambiar en un segundo. Con un pensamiento, una frase, un hecho o un latido.
  15. Un pensamiento no duele tanto como una verdad.
  16. No somos perfectos. A veces sentimos cosas que sabemos que no deberíamos sentir.
  17. «Si no sabes cómo decir algo, dilo con una canción». Y así había comenzado su amor por la música.
  18. La muerte es un libro sin terminar, puntos suspensivos, promesas incumplidas. Es una cama deshecha, ropa abandonada en el armario, una agenda rellena de planes que nadie cumplirá.
  19. Son las personas las que se encargan de poner límites, de hacer notar las diferencias, esa línea fina que te pone en tu sitio y te separa del resto del mundo.
  20. Creer en la Muerte con guadaña es como creer que el amor es un niño regordete con flechas.
  21. La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes. John Lennon.
  22. El pasado no deja de ser real por ser pasado. Hay quien dice que hay que dejar el pasado atrás, que con el tiempo todo acaba por desdibujarse. Los sentimientos pierden nitidez. Los hechos se convierten en esa foto desenfocada que terminas por desechar. Ya no le das importancia a cosas que antes eran esenciales pero que, con el paso del tiempo, han pasado al plano del olvido. Y, poco a poco, dejas de ser quien eras para convertirte en quien eres.
  23. La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla.
  24. Así de rápido dan vueltas los recuerdos y mientras el tiempo pasa y ves cómo tu vida lo hace con él, los recuerdos acaban por mezclarse.
  25. Sentir no es opcional sino una parte de nosotros. Es una de esas incógnitas que no varían. Significa que estás vivo.
  26. Creo que tenemos tantas vidas como destinos y tantos destinos como elecciones.
  27. Había días en los que habría dado cualquier cosa por poder desaparecer.
  28. Hay quien dice que el primer amor nunca se olvida, que te marca a fuego y su huella permanece inalterable, como una vieja herida que nunca termina de cicatrizar.
  29. Era consciente de que la vida consistia en sonreír cuando no te apetece, mentir cuando no quieres hacer daño, fingir cuando sabes que te mienten, reprimir las lágrimas involuntarias, forzar los abrazos vacíos-
  30. La gente se empeña en creer en cosas que no existen, en lo que no se puede ver.
  31. Alguien me dijo una vez que no hay que dejar de hacer las cosas, porque luego pasa el tiempo y cuando miras atrás puedes ver todo lo que has ido dejando por el camino.
  32. El que leía para comprender el mundo porque sondearlo era demasiado agotador.
  33. ¿De verdad crees que el destino está tan aburrido como para escribirnos a todos? La mayoría de las veces solo escribe un par de frases, a veces ni eso. Pero la vida es más que un par de frases.
  34. Si quieres mi opinión, se pasan la vida perdiéndose cosas por intentar demostrar algo. La cuestión es que a la gente le dan igual los porqués, ellos solo juzgan y vuelven a sus vidas y te quedas tú y ese momento que nunca volverá.
  35. El futuro, en realidad, ni siquiera existe; vivimos en un eterno presente.
  36. A menudo buscamos en los demás lo que no somos capaces de encontrar en nosotros mismos.
  37. El miedo solo es el obstáculo que impide que libres las batallas que merecen la pena. Si a pesar del miedo sigues, significa que valía la pena.
  38. Cuando algo que te gusta se convierte en una obligación, en una necesidad, corres el riesgo de acabar odiándolo.
  39. Porque la soledad empequeñece, te hace sentir diminuta y todo, incluso el aire que respiras, se te hace un mundo.
  40. Por eso quizá nunca encajaría. Es difícil encajar en un mundo en el que no eres aceptado, pero más difícil es encajar cuando eres tú el que te escondes de él.
  41. Entonces me di cuenta de que a veces nos gusta enamorarnos de sueños porque la realidad nos asusta.
  42. Entendió entonces que podías dejar de creer en el mundo pero que no podías dejar de formar parte de él.
Si tuviera delante al karma, Via se conformaría con decirle diez cosas. Quince en realidad:
1. Que había aprendido a caerse. A veces las caídas no son tan duras, especialmente si tienes a alguien que te ayude a levantarte.
2. Que el tiempo es inclemente, que nunca te espera, que hay que saber correr tras él o, de lo contrario, te quedas atrás.
3. Que no hay que arrepentirse de lo que haces sino de lo que no haces.
4. Que el miedo siempre asusta pero tienes que saber hacerle frente y decirle: «Eh, déjame pasar, ahora me toca a mí».
5. Que todos somos un poco Rin y que Rin es un poco de nosotros.
6. Que Rin vale la pena. Por él había descubierto cuál era el precio de la felicidad, por él había aprendido que «lo esencial es invisible a los ojos».
7. Que hay amistades que pierdes antes siquiera de haberlas iniciado.
8. Que no todo tiene que durar para toda la vida pero hay que vivir las cosas como si fueran para toda la vida.
9. Que el pasado puede doler en el presente, pero que puedes transformar ese dolor para que llegue a tu futuro como heridas de guerra.
10. Que no puedes elegir de quién te enamoras pero sí puedes elegir cómo te enamoras.
11. Que no puedes cambiar el mundo pero sí puedes hacer del mundo un lugar mejor.
12. Que John Lennon nunca morirá mientras podamos escuchar sus canciones.
13. Que quizá su historia no termine con un «y vivieron felices y comieron perdices» pero que, sin duda, tendrá un final feliz.
14. Que «tú,karma: puedes joderte». Aunque «Gracias por haberme puesto las cosas difíciles. La vida así es mucho más interesante»,
15. Y que esto…, esto es solo el principio.

Frases: Eleanor y Park de Rainbow Rowell

Debería haber subido las frases de este libro hace tiempo, pero no sé por qué se me pasó la entrada…

-No solo era nueva; también gorda y patosa. Con el pelo alborotado, rojo además de rizado. E iba vestida como… como si le gustase dar la nota.

– Ya soy parte de esta familia. Aunque sea un miembro de segunda clase.

– A lo mejor no me atraen las chicas de carne y hueso, había pensado en aquel entonces. Debo de ser una especie de fetichista del cómic.

– Lo único en lo que no le gustaba pensar, acerca de Park, era en qué podría ver él en ella.

– Dios mío, Eleanor, déjelo ya. Me está deslumbrando. Ahora entiendo por qué guarda esa sonrisa a buen recaudo; los pobres mortales no podrían soportarla.

– Salvo en hacer cuanto pudiera o fuera necesario para verla feliz.

– Odio conocer gente – susurró ella.
– ¿Por qué?
– Porque no caigo bien.
– A mí me caíste bien.
– No, no te caí bien. Nos hicimos amigos por puro agotamiento.

– A veces, Park tenía la sensación que ella procuraba ocultar su belleza. De que intentaba parecer fea.

Frases: El Chico de las Estrellas de Chris Pueyo

 

– Recuerdo haber llegado a un mundo donde las tormentas eran tristes, donde los años pasaban y los meses no gritaban su nombre.

– Y entonces entendí que había que cambiar el mundo.
– El Chico de las Estrellas creó los tres antídotos de la supervivencia:
o De las tormentas tristes, respuestas.
o De los meses del año, instantes.
o Del blanco de las paredes, estrellas.
– Siempre he sido un poco menos de lo que he soñado, aunque soñar, a veces, es lo único que nos queda.
– Que lloraba a solas. Que escuchaba canciones tristes cuando estaba triste. Que ya no soñaba de noche ni tenía un buen motivo para despertar.
– Entendió que hay cosas que se comprenden mejor con el tiempo.
– Escuchar es una de las cosas más difíciles del mundo. Faltan clases de aprender a escuchar y nos sobran horas de matemáticas.
– Los grandes héroes son los que arreglan el mundo, mientras el mundo no está mirando.
– El mundo debería saber que hay caídas que son volar, que los sueños son para los que no se quedan dormidos y que es posible burlar el tiempo, escapando del cocodrilo y su tictac.
– Porque escribir es mirar dentro de lo que no se ve.
– No existe un lugar al margen del mundo, pero hay momentos que hacen que te olvides completamente de él.
– La edad no se mide en años… sino en ganas.
– Para ser feliz es mejor tener mala memoria.
– Así que nunca volvió igual que se fue. Porque nunca volvemos igual que nos fuimos.
– Y entonces descubrí que tenía razón, que las personas no siempre somos lo que quisimos ser, que a veces somos algo mejor.
– No te puedo pedir que no llores, pero espero que sonrías muy pronto.
– Aprendió que la felicidad también se acaba, que la vida no concedía tantos tratos, y que el mundo se estaba volviendo a convertir en ese lugar muerto.
– Fuimos todo aquello que no supimos darnos.

Frases: Sueños de piedra de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Espero que os gusten <3
– Y que yo sepa, una de las condiciones para gobernar es haber salido de dos entrepiernas precisas: la del rey y la de la reina.
– Al final, todo se reduce al poder. A cómo la gente te ve, a cómo reaccionan cuando oyen tu nombre.
– A las putas no se las quiere, Lynne. Nunca serás más que eso para nadie.
– No aspiro a que nadie me quiera. No aspiro tampoco a querer a nadie. Quizá no pudiese hacerlo aunque quisiera, porque hace mucho que se me olvidó lo que era sentir cariño.
– Ese es el argumento que todos los hombres utilizáis cuando no encontráis nada más que reprocharnos: «Sólo eres una mujer».
– Mujeres: el enemigo natural del hombre y, paradójicamente, su única posibilidad de reproducción.
– Si admiten cerdos en los palacios, como tu mera presencia prueba…
– Hasta el bosque y sus espíritus tienen que respetar al legítimo heredero de las tierras que habitan.
– Que no tengas un título no significa que no sirvas para nada.
– El error de los que sois como tú, los poderosos, es que siempre dais por hecho muchas cosas.
– ¿Quieres un consejo de verdad y no uno de los que te pueda dar ese mequetrefe con ínfulas de rompecorazones? Sé más inteligente que el resto: piensa con la cabeza, en vez de con otras partes del cuerpo. Eso te hará superior a la gran mayoría de los hombres, te lo aseguro.
– No quiero ningún romance: al final, el amor es otra manera de que un hombre te coloque bajo su sombra.
– La realidad me enseñó su verdadera cara mucho antes de lo que a mí me habría gustado descubrirla.
– Para mí la muerte no es más que un gran vacío negro.
– Los pechos y el trasero adecuados también ayudan a que suba el precio, claro.
– Porque no soy nadie. Porque nunca seré nadie.
– ¿Quién no querría morir con todos sus sueños realizados, incluso si no son ciertos?
– Cuando alguien se preocupa por ti es porque le importas.
– A veces… podemos querer algo con todas nuestras fuerzas o… por simple capricho. Pero eso no significa que vayamos a ser más felices si lo logramos,
– Me asusta no poder conseguir tener una vida normal por mucho que lo intente.
– No quiero amor en mi vida, no lo necesito, pero me asusta no sentirlo. Me asusta que alguien me trate bien y no poder darme cuenta de que lo hace.
– Y, paradójicamente, la única que no se da cuenta de su valor es ella.
– Y mientras puedas confiar al menos en una persona, serás un poco más fuerte para hacer lo que te propongas.
– Pero todo lo que he vivido me ha llevado hasta aquí. Me ha hecho ser quien soy.
– No existe futuro sin pasado. Olvidar no es superarlo. Olvidar es de cobardes.